Hay tantas conexiones neuronales en un solo centímetro cúbico del tejido cerebral
     como estrellas en la Vía Láctea. (David Eagleman)