Nuestra mayor gloria no es no caer nunca,
sino levantarnos cada vez que nos caemos.
(Confucio)